Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Medidas para la mejora económica


En varias ocasiones me han invitado a grupos de trabajo junto con otros emprendedores y políticos para proponer medidas que fortalezcan a la ciudad o país frente a futuras crisis. Específicamente, nos preguntaban qué podían hacer los poderes públicos por los emprendedores. Aquí os dejo cinco ejemplos de propuestas para la reflexión, pues toda acción conlleva un coste de oportunidad (hablaremos de ello en otra ocasión).

  1. Fomento de la emprendeduría desde la escuela. Tener a varias escuelas de negocio (Instituto de Empresa, ESADE, IESE, o EADA) entre las mejores del mundo es un hito histórico. Pero también debemos inculcar los valores de la emprendeduría a los más pequeños: esfuerzo, tenacidad, lucha por un sueño, trabajo por objetivos, aprender del error, etc. Necesitamos directivos, pero también muchos emprendedores y empresarios que lideren las pymes españoles más ambiciosas. Aquí, el ejemplo de grandes emprendedores jóvenes como Dídac Lee o Xavier Verdaguer puede ayudar sobremanera.
  2. Atracción de talento internacional. En este aspecto, España tiene el claro ejemplo de Barcelona, que con sus programas está atrayendo emprendedores internacionales como la australiana Maria Sipka para la creación de nuevos negocios. Hay que facilitar visados, permisos de trabajo, estancias, vida en general a emprendedores y trabajadores cualificados. Ya era cierto esto antes del boom inmobiliario, pero ahora todavía es más importante atraer personas cualificadas que aporten valor. Esto aplica también a inversores, con lo que los impuestos o bonificaciones para ellos debería ser más bajo. El talento mueve talento.
  3. Facilitar el día a día a las empresas. En este aspecto hay varios puntos clave que se podrían regular, por ejemplo, recibir bonificaciones las empresas de alto valor añadido para nuevas contrataciones, exenciones de IVA y otros impuestos durante varios meses o reducir la burocracia para las ayudas. Eliminaría un gran porcentaje de ayudas que sólo benefician a grandes empresas, y fomentaría el aprendizaje mediante ayudas que contribuyan al método de prueba y error: crea un protitipo y véndelo, si no tiene éxito, refínalo con las aportaciones de los clientes y vuelve a probar. Si no funciona, para, es mejor fallar rápido, y si se va mejorando, persiste que llegarás a buen puerto.
  4. Enfoque y coordinación pública. España tiene un número altísimo de funcionarios o trabajadores públicos distribuidos entre las administraciones central, autonómica, provincial, local, y otros similares. Las políticas públicas en tiempos de bonanza han sido del tipo todos queremos todo, y han proliferado los equipamientos públicos redundantes, la competición entre ciudades o provincias, la duplicidad de tareas y otras ineficiencias gravosas a largo plazo. Enfoquemos, no podemos ser buenos en todo, y que cada territorio aporte su granito de arena hacia ese foco. Analicemos qué tenemos, la coyuntura, y a partir de ahí cómo nos vemos en 15 años, y trabajemos lentamente hacia ese objetivo. Los cambios rápidos siempre han sido más difíciles.
  5. Cooperación. En un país de pymes, es necesario que colaboren entre ellas para crecer y ser más grandes. Detallaré m visión sobre la cooperación en otro post, pero iniciativas como la Xarxa Onion, de la que soy cofundador, está haciendo gran trabajo a nivel local.

Iremos hablando más sobre estos temas en el futuro, pero era sólo un post para iniciar la serie. ¿Qué opináis?

Written by Diego Bartolome

09/07/2010 a 07:53

A %d blogueros les gusta esto: