Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

De la idea a la empresa


Hay muchas personas que tienen ideas maravillosas, en cuanto a investigación básica o negocio, pero muy pocas deciden llevarlas a cabo. La idea es sólo el inicio de un largo camino, donde un gran porcentaje del éxito se debe a la ejecución, es decir: trabajo, trabajo, trabajo … y siempre va bien un poco de suerte. No todos están preparados para abandonar la zona de confort y saltar al vacío.

¿Cómo testear que la idea es buena? Os dejo varios pasos a realizar …

Keep it simple. Expresa la idea en 4 líneas, 10 transparencias, o 1 minuto. ¿Lo entiendes y te entienden? ¿Queda claro qué haces y cómo ganarás dinero? ¿Cuánto? ¿Quién es tu cliente? ¿Está dispuesto a pagar? ¿Quién es tu competencia? ¿Es necsaria inversión? El mejor business plan es el más sintético y más orientado a negocio (plan financiero), aquello que muchos emprendedores detestan. Dedícale tiempo, en la ejecución las finanzas mandan.

Explícala a cuanta más gente mejor, repítela, practica su exposición allí donde puedas, en eventos, a amigos, familia, etc. No te preocupes, materializar una idea es harto complicado, nadie te va a copiar a no ser que el pastel sea de miles de millones y no haya barreras de entrada. En el camino puedes encontrar socios, inversores, clientes, proveedores, etc. Hay mucho emprendedor crack que mantiene la idea en secreto, y después su empresa es un gran fracaso porque no ha escuchado a nadie.

Analiza la competencia. ¡Hay competencia! Siempre, por supuesto, o bien directa o potencial, o sustitutivos, o quedarse como hasta ahora, siempre hay algo contra lo que tu empresa se tendrá que enfrentar. Analiza bien qué tienes de bueno respecto a ella, haz un buen DAFO. Pero el de verdad, porque de ejemplos de oportunidad como “gran mercado potencial”, o de fortalezas como “gran equipo multidisciplinar” están los business plan plagados. Si no hay competencia, analiza si hubo intentos en el pasado y por qué fracasaron, te dará información sobre qué debes modifcar o replantear para no fallar tú.

Visita a clientes potenciales. Antes de empezar, visita a clientes potenciales y explícales qué tienes pensado hacer. Si ellos te dicen que te comprarían, buena señal, no significa que al final te compren, pero al menos te da moral de que podrás conseguir clientes cuando lleves el producto al mercado. Si logras algún acuerdo de venta a futuro o bien alguien que te financie parte del desarrollo porque lo quiere rápido, eres un crack de la venta. El objetivo de las visitas es verificar que solucionas un problema real, es el mejor barómetro de si tienes un buen negocio entre manos.

Y finalmente, sobre todo, controla tu enamoramiento de la idea, es mejor un amor con sus pros y sus contras, el enamoramiento ya se sabe que dura poco … Cambiarás el mundo, pero sabiendo que todavía hay campo para cambiarlo más.

Written by Diego Bartolome

13/07/2010 a 17:55

A %d blogueros les gusta esto: