Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Acertar fracasando


Hoy, Lluís Amiguet entrevista a Tom Byers en La Contra de La Vanguardia. Memorable. Me quedo con el resumen, que os reproduzco aquí.

Silicon Valley ha sabido rehabilitar el fracaso como parte del éxito. Quien no se equivoca nunca es porque tampoco arriesga nunca, pero tampoco progresa. Silicon Valley no hace más que imitar la evolución de las especies, que, como demostró Darwin, prueban suerte al mutar su genética al azar: si la mutación es un fracaso – las más de las veces-, la abandonan, y si es un éxito – las menos-, la incorporan a su herencia genética. Del mismo modo, el método científico, definido por Popper, es, en esencia, prueba-error-prueba-acierto. Pero nuestra cultura aún penaliza más el riesgo tentativo del emprendedor que la comodidad aborregada de quien nunca arriesga y por tanto nunca se equivoca.

Me parece suficientemente descriptivo, pero tanto en la vida como en la empresa, sólo avanzas, mejoras, tiras hacia adelante si arriesgas y te equivocas. Las lecciones que solemos extraer en la vida vienen más de los fracasos, de aquellas cosas que no acabaron de salir bien, de lo que no nos gusta, etc … El futuro y nuestra vida nos la tenemos que buscar, ¡luchemos por cumplir nuestros sueños! Tengas 18 o 77, siempre hay espacio para soñar y para crear, la vida no sabemos cuanto dura y hay que disfrutarla en todos sus sentidos.

También, se leen algunas recetas para construir nuestro propio Valle del Silicio en Barcelona, i) atracción de talento internacional, venga de donde venga, y con apertura, ii) meritocracia, tu ambición determina lo que puedes llegar a conseguir y ganar, con derecho a equivocarte, y iii) trabajo en equipo, cooperación mediante la generación de confianza, hay que hablar de la superación de los errores, y no sólo de los éxitos.

Para los fans de los business plans, me gusta también la última respuesta: Los planes de negocio no son una fórmula mágica, sino sólo un punto de partida: nunca llevan al éxito ni al fracaso. Son sólo un modo de empezar: hay que ir adaptándolos a las circunstancias.

Muy de acuerdo con lo que dice, algo que tenemos que cambiar desde pequeños es el derecho a equivocarte y fracasar, no pasa nada y es incluso muy positivo, siempre y cuando se haga un esfuerzo en extraer una lección de vida.

Fracasar y no reflexionar no sirve.

Written by Diego Bartolome

29/07/2010 a 23:40

A %d blogueros les gusta esto: