Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Medidas de ahorro energético


Estos días, la reducción de la velocidad máxima en autopistas y autovías a 110km/h está generando mucha controversia. Probablemente es cierto que reduce el consumo de petróleo, pero también conlleva otras consecuencias como la reducción de la productividad para comerciales y transportistas, entre otros. Pensad que una reducción del 10% en la velocidad máxima implica una hora más en circulación para una jornada de diez horas. Como siempre en estas decisiones políticas, creo que se mira el corto plazo y no el largo plazo.

Por ello, dejo aquí otras propuestas que no sé si se habrán evaluado para reducir la dependencia del petróleo, otro día hablaremos en general del mercado de la energía y su uso, muchas veces de dudosa eficiencia.

  1. Aumento de impuestos. Es impopular, aunque no más que reducciones de sueldo o la eliminación del cheque bebé o de los 400 Euros. Si aumentamos el impuesto sobre los carburantes, reduciremos los trayectos en los que se gasta más y son más innecesarios, los urbanos. Esto tiene impacto en empresas de transporte, pero se podría dejar igual para camiones o furgonetas, y subir incluso más que la media para vehículos de gran cilindrada o de gran consumo. Ley económica básica, a más precio, menos demanda. ¿Alguien lo ha tenido en cuenta?
  2. Mejorar la movilidad en las ciudades. El transporte público no se ha potenciado desde hace años y, salvo excepciones, en grandes ciudades usarlo implica muchas veces doblar el tiempo de trayecto. Si queremos desincentivar el uso del vehículo privado, quizás una buena opción es potenciar el transporte público, fomentar el uso de bicicletas o ciclomotores en ciudad, el caminar 30 minutos hasta el trabajo, etc. Pero parece que no preocupamos más por otro tipo de medidas como la velocidad variable, en vez por lo que sí importa. Además, andar hasta la empresa en ciudades también implicaría una mejora de la salud de los ciudadanos.
  3. Mejora de las infraestructuras. En vez de tanto AVE radial, quizás la inversión más rentable es en líneas de ferrocarril para transporte de mercancías, en red por España conectando los puertos y aeropuertos más importantes. Lamentablemente esto no da votos, pero implicaría una reducción de camiones por las carreteras de nuestro país y una mejora de la productividad evidente. Ningún gobierno, ni de derachas ni de izquierdas, lo ha potenciado, sino que se han dedicado al AVE, que sí que lo ven las personas, aunque tenga cierta infrautilización en algunas rutas.
  4. Cambiar los patrones de trabajo. Barcelona es un claro ejemplo, aunque supongo que Madrid, Valencia, Bilbao u otras grandes ciudades son similares: no puede ser que estén colapsadas tanto las entradas como las salidas de la ciudad. Me parece bien que las personas se muevan por trabajos de alto valor añadido, pero no por trabajar en tiendas, como administrativos o en líneas de montaje por sueldos mileuristas. Una opción sería gravar a las empresas (de determinados tipos) por contratar trabajadores que residan a más de 25 kilómetros del centro de trabajo, o bien a aquellas que no ofrezcan teletrabajo uno o dos días a la semana para empleos de alto valor añadido como ingenieros o informáticos.
  5. Apuesta por un nuevo modelo productivo. Desde hace muchos años que se escucha que hay que potenciar la innovación, el valor añadido, etc, pero las medidas siempre se encaminan a mantener modelos de negocio obsoletos basados en competitividad en costes, como mantener Fords, Seats, Volkswagens y GMs, y reduciendo las ayudas a I+D para pymes, abocándonos al fracaso a largo plazo. Tardaremos más en estrellarnos, pero los costes no son una variable de competencia internacional en este momento, tenemos potencias como Brasil, India, China o África, que evidentemente, ganarán las batallas y las guerras. Si realmente tuviéramos una economía que generase valor añadido, el horario flexible y el teletrabajo serían habituales, y reduciríamos el volumen de vehículos en carretera, además de eliminar los atascos en las entradas y salidas a las grandes ciudades por escalonar más la hora de inicio de jornada laboral.

No soy un experto, pero … ¿qué os parece?

Written by Diego Bartolome

02/03/2011 a 10:06

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Diego!

    Me parece bién…aunque matizaría un par de cosas. La primera…no hay ningun estudio que demuestre que a menor velocidad-menor consumo. Me imagino yo que eso dependerá del coche. Pues no es lo mismo ir a 120 en 5a o 6a marcha que ir a esa misma velocidad en 4a….lo mismo pasa al revés…pasar de 120 a 110 ahorra gasolina si eso no hace que debas cmabiar la marcha e ir a mas revoluciones….y en cada coche es distinto….pero imagino que eso no lo habrán pensado.
    Otro tema a matizar sería el coste que supone cambiar las señales para adaptarse a la normativa y el coste de publicitar dicho cambio….A lo mejor no es lo que mas conviene a nuestra economia…I finalmente remarcar la importancia de un buen transporte público….No invita a usarse el transporte público cuando para un trayecto de 20 minutos en coche se tarda mas de 1:30h en transporte público. Y el coste no es precisamente bajo….
    En fin…que es bueno que salgan ideas como las tuyas y a ver si los políticos se ponen en la piel de la gente de a pie (o de coche)…

    Alexandre Bote Tronchoni

    02/03/2011 at 10:56

  2. Àlex! Tens raó, suposo que l’estalvi dependrà del cotxe i fins i tot, de com condueixi la persona, però en mitjana, si vas en cinquena, de ben segur que redueixes consum. Sinó ja sí que seria la repera.

    Sobre els senyals, diuen que costa 250.000€ només, no sé si creure-m’ho, però em va sorprende que vaig veure a la tele una empresària del sector que deia que si després volen tornar a pujar la velocitat, s’ha de canviar el senyal, les enganxines no es poden treure fàcilment. Així que, o la mesura no és temporal (com que estalvia vides) o ens costarà més del que ens diuen.

    I el transport públic, necessitem menys hipocresia i més fets! Guanyarem tots.

    Diego Bartolome

    02/03/2011 at 11:06

  3. Diego,

    Me gusta tu propuesta, racional sensata y coherente a la vez que natural.

    Solo un comentario al punto 2, aquí hay algo que falla y no se lo que es, te cuento:

    En Madrid, capital y región, sí que se ha potenciado el transporte público y mucho, hay un metro inmejorable, de los mejores del mundo por no decir el mejor, los autobuses urbanos mucha líneas y frecuents de lo mjeor, los autobuses interurbanos frecuente sy también muchas líneas, los trenes de cercanías lo mismo, frecuentes y muchas líneas, en cambio hay mucha gente que coje el coche, tenemos atascos kilométricos de entrada a Madrid por la mañana y de salida por la tarde, ¿por qué? no lo se, no encuentro explicación, esto es algo a analizar que creo no se ha hecho en Madrid, para ver por qué se produce este fenómeno y poder dirigir las actuaciones en materia de transporte público y otras actuaciones de transporte. Ah, lo dicho no significa que el transporte público vaya vacío, el metro está “petao” en hroas punta, no se, ¿la población? toda la región da 6,5 millones, pero creo que merece la pena un análisis en profundidad, aunque esto les toca a los políticos, ayuntamiento y comunidad autónoma.

    Jesus Yague

    02/03/2011 at 23:52

  4. Jesús, tienes razón en cuanto a la calidad y cantidad de los transportes públicos en Madrid, la verdad es que además funcionan muy bien. Estoy de acuerdo que habría que investigar las causas entre la gente, y quizás, ver por qué hay tantos desplazamientos de media distancia para llegar al trabajo … ¡Saludos!

    Diego Bartolome

    03/03/2011 at 08:05

  5. Has tocado mi tema…
    Estoy en total acuerdo contigo. Pero hay un grave problema.
    El 80% de las medidas acordadas por el Gobierno ya se legislaron como Medidas Urgentes en 2007/2008, pero dado que el petróleo volvió a bajar, pues se quedaron el olvido.
    En este momento, se nos presenta una nueva batería de medidas, sospecho que únicamente dirigidas a tapar el expediente para fuertes subidas de la energía: combustible y electricidad. O, para un peor escenario, reducir el consumo de combustible ante un panorama de escasez.

    Todas las medidas que propones (y creo que más que acertadas) tienen un problema para el actual Gobierno: son medidas a medio-largo plazo que requieren además de inversiones fuertes (nuevas infraestructuras) o, lo que es peor, de cambios de modelos de trabajo.

    Creo sinceramente que la única salida son las opciones que propones con una batería más de propuestas que incluirían desde los transportes eléctricos a un cambio de modelo energético, pero, sinceramente, crees que este Gobierno está por la labor más que la de salvar las cuentas del Estado?

    Saludos,

    Marc

    15/03/2011 at 13:35

  6. I tant, Marc! Són mesures a llarg termini que farien que tot anés millor. Lamentablement, estic d’acord amb tu, si només es dediquen a sanejar els comptes de forma temporal, la caiguda serà més gran en el futur. Planta llavors que creixin per recollir fruits a llarg termini. Tot el que vulguis tenir massa ràpid, al final, no funciona. Algun dia proposaré canvis en el model polític també, que deixa molt que desitjar … En fi.

    Diego Bartolome

    15/03/2011 at 16:24


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: