Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Archive for the ‘Emi’ Category

Emi +3

Hace una eternidad. Tres años. Demasiado. Seguro que tú estás bien. Por aquí nos gustaría verte, aunque fuera de vez en cuando, ya sabes que con hijos el tiempo disponible se reduce. Pero siempre estarás ahí. Llenándonos de verde. Rodeados por el rojo. Rehuyendo el negro o los grises difuminados. Gracias. Un abrazo.

 

Written by Diego Bartolome

13/06/2013 at 09:27

Publicado en Emi

Segundo cumpleaños …

… que pasamos sin ti. Emi, ahora ya 34 pero siempre eterno, te quiero, amigo. Un abrazo.

Written by Diego Bartolome

29/07/2011 at 15:25

Publicado en Emi

Tagged with

Sobre este año

Hacia finales de año parece que siempre toca hacer balance de lo que ha pasado, y proponerse nuevos retos de cara a 2011. La verdad es que este año ha sido excepcional en muchos aspectos, pero ha habido un hecho que lo ensombrece por su alto impacto en mí y muchas otras personas: en Junio se fue Emi. Nunca creí que pudiera pasar, pensaba que era inmortal, aunque ahora ha pasado a ser eterno, como dijo Charlie. La vida es frágil.

Estaba pensando en si me ha hecho cambiar, y la respuesta es que sí. Tal y como surgió un nuevo Diego al conocerle por su vitalidad inagotable, el hecho de no tenerle cerca también ha impulsado una evolución en mí, quizás en un intento en adoptar todas aquellas actitudes que lo han convertido en el más grande. He disfrutado más de los momentos pequeños que hay en la vida y que la hacen única, aunque también ha producido en mi más cansacio por esa misma intensidad. Poco a poco me estoy ya habituando. Cuando pienso en él, mi cabeza y mi corazón se debaten entre dibujar una sonrisa o humedecer los ojos, ganando ambos.

Emi, allí donde nos observas y guías, seguro que ya sabes que el 2011 será un año de vida: Ares tendrá alguien con quien compartir el mundo. Ese es el reto más grande para el año que viene, espero que me eches una mano, amigo.

Un abrazo.

Written by Diego Bartolome

24/12/2010 at 10:19

Publicado en Emi, Familia

Tagged with , ,

Hace más de 3 meses …

… que no estás, que te fuiste para siempre, lejos pero cerca, y aún te mantengo en lo digital, Facebook, Linkedin, twitter, Email, agenda del Teléfono y demás aparatos electrónicos tozudos que me dicen que estás ahí, en agún lugar observándonos y guiándonos. Seguro que me estás enviando fuerzas y empujándome hacia adelante.

La sensación de estos meses, vértigo y vacío, momentos de reflexión y otros de nostalgía, recuerdos alegres y esbozos de sonrisas, pero sobre todo, un intento de contagiarme todavía más de esa fuerza vital tuya, esa manera de encarar las adversidades sin desfallecer, sin dejar entrever un ápice de debilidad, dando fuerzas a los demás y quizás, sólo quizás, dejándote menos para ti.

Todo lo que hemos compartido sigue dentro de mí.

Tu hijo, qué guapo, no lo pudiste ver aquí (te lleva dentro) pero está creciendo fuerte con los cuidados de su mamá, tu mujer, que te cautivó desde que la viste, como todavía me recuerda el email que me enviaste, que algún día tendré que intentar recuperar físicamente. Es curioso, se me quedó guardado en la memoria, quizás ya se intuía vuestra vida juntos … Esa vida que ahora ha sido cruel e injusta.

Como dice Jostein Gaarder en su Maya, se tarda miles de millones de años en crear un ser humano y sólo unos segundos en morir. Ojalá fuéramos más conscientes de ello de verdad.

La vida. Es que ayer volví a pensar intensamente en ti y he dormido mal. Te quiero.

Written by Diego Bartolome

16/09/2010 at 08:33

Publicado en Emi

Tagged with , , , ,

Cumpleaños de Emi

Fiera, hoy es tu cumple, ¡muchas felicidades! Desde el 12 de Junio te echo mucho de menos, pero tu espíritu siempre está conmigo para darme fuerza, y seguro que tú me acompañas y me das un fuerte abrazo cuando es necesario. Te quiero, amigo, irse con 32 es demasiado pronto, te hubiera dejado estar un ratito más por estas lides.

Aquella madrugada, después de visitar el hospital, no podía dormir … Había algo dentro de mí que se revolvía, y en casa estábamos todos un poco inquietos, incluso Ares, que tuvo una noche movidita. Hasta que a eso de las 4h20 llamó Frank para comunicar la pésima noticia. Primero me quedé inmóvil, al cabo de unas horas sólo pensaba en ti, y más tarde lloré y caí. Todavía ahora me cuesta hacerme a la idea.

No recuerdo cuando te conocí, debía de ser en segundo o tercero de carrera. Me pareciste un tipo excepcional, muy energético, positivo y fiestero, y quizás porque tenías todo aquello que siempre había deseado, nos hicimos amigos rápido y compartimos mucho. Me cambiaste, o quizás hiciste aflorar ciertas cosas que tenía ocultas y lejanas en mi interior, y creo que muchos pueden decir lo mismo.

Cada vez nos hicimos más amigos, estuve a tu lado cuando tuviste la operación de corazón, y después vinieron aquellos largos emails en mi verano alemán (Hildesheim, 1999), o mi PFC francés (París, 2000), la breve época compartida en el D5, o tus emails larguísimos dando detalles de tu estancias en Alemania, en una de las cuales conociste a tu mujer, Sandra. Todavía recuerdo el email como si lo recibiera ahora, te llegó muy dentro en un santiamén.

Después vinieron un montón de momentos compartidos, muchas comidas y cenas, íntimas confidencias, nos explicábamos nuestras vidas siempre que nos veíamos, siempre encontrábamos un hueco para charlar y compartir. Pese a algunos encontronazos posteriores, aprecio tu manera de decir las cosas, a la cara pero con un aire positivo, creando y no destruyendo, para unir y no separar, acompañado de abrazos y besos sinceros. Quizás no nos veíamos tanto últimamente, pero al menos yo, te sentía muy cerca y te enviaba las fuerzas que me transmite Ares. Por ti o por el ekipo, estaba al tanto de tus estancias en tu otra casa de los dos últimos años. Quizás te visité menos de lo que hubiera debido y lo siento, estaban siendo momentos complicados para mí, aunque está claro que menudeces visto a posteriori. A veces lo pienso, pero de nada sirve ahora decir, hubiera tenido que o si volviera atrás

Ahora vives dentro de tu hijo Kilian, que ya tiene un mesecito, no veas qué guapo es y qué mirada tiene. Seguro que ha heredado de ti toda esa energía y será el líder natural de tu familia. Estoy convencido que de aquí a unos años, el fiera intentará ligarse a Ares, o quizás es al revés, pero en todo caso, espero que se lleven bien y puedan hacer cosas juntos como nosotros. Estoy convencido que en la barriga de Sandra le diste las guías estratégicas para que pueda enfrentarse a la vida como tú lo hacías.

Tu legado también está con todos los que te queremos. Entre otras cosas, tu energía, tus ganas de vivir aprovechando cada instante, tu continuo aprendizaje con aciertos y fallos, el positivismo por cualquier acción, tu abrazos y besos sinceros, tu vaciarte ante los demás, el preocuparte por los otros antes de por ti, tu capacidad de hacer grande al otro, tu sonrisa, tu mirada, en fin, Emi, tú como persona, con todas estas características excepcionales y muchas otras. Las palabras se quedan cortas.

Como ya no puedo volver atrás, sólo quedar luchar por que se cumplan nuestros sueños y quedarme con algunas máximas tuyas como Don’t stop me now que ya he puesto, y Always look on the bright side of life que dejo aquí.

Written by Diego Bartolome

29/07/2010 at 09:13

Publicado en Emi

Tagged with , ,

A %d blogueros les gusta esto: