Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Archive for the ‘La Contra – comentarios’ Category

Talento y esfuerzo

Recomiendo leer atentamente esta entrevista a Sir Ken Robinson publicada en La Contra de La Vanguardia. Comenta varias cosas con las que estoy plenamente de acuerdo, entre otras,

  • Todos tenemos un talento natural que hay que descubrir y potenciar. La educación, como está hoy día, sólo fomenta uniformización, pasividad y conformismo, dice. En términos matemáticos, pienso que no se intenta optimziar el máximo, sino maximizar el mínimo, con lo que estamos malgastanto recursos.
  • Sólo se disfruta en el trabajo si coinciden tus habilidades con tus aficiones; lo que sabes hacer con lo que te gusta. Muchas veces este descubrimiento va en contra del entorno o lo socialmente establecido. Y el trabajo es muy importante en nuestra vida, pasamos en él mínimo un tercio del día.
  • La inteligencia adopta múltiples variaciones, sólo es importante saber en qué eres bueno. A todos nos han hecho tests de inteligencia en la escuela, y habiendo sacado coeficientes muy altos, puedo asegurar que sólo cuando disfrutas con lo que haces en libertad das el máximo de tus capacidades.

Como dice el titular, tu tribu sabrá ver en tus fallos la semilla de tus éxitos, o ver cuán importante es el fracaso para llegar al éxito. Debemos, como sociedad, aprender a aceptar el fracaso, no estigmatizarlo, sino que convertirlo en la mejor lección de la vida. Precisamente, la vida es eso, caerse y volverse a levantar continuamente.

Acaba con una afirmación que me encanta: ser creativo no quita energía: la da. Las horas parecen minutos; las ideas fluyen y tú con ellas. Estás fuera del mundo y al mismo tiempo dentro de él.

Written by Diego Bartolome

29/12/2010 at 13:10

Huelga, sindicatos, felicidad y emprendeduría

Ayer fue jornada de huelga general en España, a destiempo y sin demasiado éxito, que tuvo, como suele pasar en toda reivindicación desde hace algunos años, su momento para los violentos, que no son sindicalistas, ni ecologistas, ni antisistema, ni nada. Cada cual tiene el derecho de luchar por lo que considera, pero es lamentable que los de siempre se aprovechen de este tipo de días y generen miedo y caos.

Por otro lado, quizás los sindicatos están obsoletos y se deberían reconvertir en los principales valedores de la economía del conocimiento, del valor añadido y la innovación, de la flexibilidad, y no luchar por tener más días de permiso o por mantener sus privilegios heredados de otras épocas donde de verdad sí que se necesitaban cambios sociales. Si realmente trabajaran para hacer las empresas más humanas y rentables, serían extraordinariamente positivos para la sociedad e incluso para el empresario, como voz constructiva y no destructiva del capital humano de la empresa.

Creo que a veces damos por sentado costosas bases que no se pueden sostener a largo plazo, y el empresario y trabajador, no nos olvidemos, luchan por el mismo objetivo, que la empresa sea sostenible en el tiempo, y pueda revertir la riqueza generada en la sociedad, con empleo y aumento de la calidad de vida. No hay más que leer La Contra de La Vanguardia de hoy, donde Lluís Amiguet entrevista a Franklin Pitcher Johnson: nuestro futuro nos lo construimos nosotros mismos.

Emprendedor y ahora inversor de más de 82 años, dice que tener talento es haber descubierto para qué sirves, no todos somos iguales ni somos capaces de lograr éxitos en todos los ámbitos, no todos servimos para todo pero todos servimos para algo. Saber qué quieres hacer y cómo llegar ahí constituye una inteligencia que nada tiene que ver con el coeficiente intelectual o con la capacidad empática, sino con un profundo conocimiento de uno mismo.

Emana optimismo, con una constante sonrisa en la boca dice Lluís Amiguet, y afirma con contundencia que jamás vino a verme una oportunidad cuando estaba sentado en mi despacho. Esa es la semilla emprendedora, buscar, moverse, luchar, y conseguir lo que pretendes, que él sigue haciendo con sus más de ochenta años. Además, no pierde el optimismo (considera que la economía de Estados Unidos empieza a funcionar) ni la visión buena del otro, que es esencial para encontrar y aprovechar las mejores oportunidades: no basta la tecnología avanzada, sino que tiene que haber personas – mucha gente- dispuestas a comprarla porque crean que les será útil.

Esa vitalidad es la que se respira en la página creada por Xavier Verdaguer, que hoy también publica La Vanguardia,  que tiene como objetivo compartir momentos de felicidad, expresados visualmente con los brazos abiertos en cruz, y generalmente de espaldas al objetivo, que suelen ransmitir una sensación de libertad excelsa. Ya más de 300 personas han colgado sus fotos, y más de 1200 personas son fans de ella, cosa que refuerza la idea de que la felicidad sólo es real cuando es compartida.

Josep Maria Ferrer Arpí

En La Contra, hoy aparece Josep Maria Ferrer, motivador de innovadores. De la entrevista, me quedo con varias cosas que definen a los emprendedores innovadores, que cuestionan el status quo de forma continua para hacer un mundo mejor, ya que, si algo funciona, ¡cámbialo! dice con pasión. Muchas veces, no cambiarlo es el inicio del fin, el éxito conduce con frecuencia a la autocomplacencia y al olvido de que todo lo que empieza, puede acabar incluso de forma abrupta. Y si tú mismo no eres consciente, la competencia o el mercado lo serán indefectiblemente por ti.

De hecho, en la entrevista propone un juego que al menos se debe hacer como ejercicio, cuestionarse todo siempre subvertiendo las verdades que damos como seguras en nuestra vida para llegar a nuevos horizontes más deprisa, y quizás descubrimos algo de nosotros mismos que no sabíamos.  Dice, a lo Guy Kawasaki, que quizás te harías rico si dejaras de guiarte por el dinero, hay que buscar metas que nos satisfagan, y no medios materiales. Lo que dice, hace ya años que lo aplico en mi vida: si haces lo que te gusta, todo lo que derive es colateral ¡y bienvenido! Depende de ti. Sólo así puedes ser feliz, porque estarás a gusto contigo mismo.

Finalmente, comenta la fuerza de los sueños. Toda la realidad que nos rodea está hecha a partir sueños de determinadas personas que, en el pasado, se cuestionaron lo que había para alcanzar metas más ambiciosas. Sólo lo soñado puede acabar realizándose, por lo tanto hay que trabajar duro para que nuestros sueños se hagan realidad. En este sentido, en la educación introduciría de nuevo el esfuerzo disciplinado, sin él es imposible que lleguemos a persistir lo suficiente para alcanzar lo que nos proponemos. Y sólo así, el legado inmaterial que dejaremos a los que nos rodean tendrá valor.

Written by Diego Bartolome

21/09/2010 at 08:06

Daniel Pink en La Contra

Hace ya algunos días, salió en La Contra una entrevista con Daniel Pink, consultor y asesor político. En ella, habla de la motivación intrínseca como medida esencial del avances social y de las organizaciones, no sirve el método demasiado arraigado de la zanahoria y el palo para una sociedad basada en el conocimiento.

Para sustituir el modelo cortoplacista por uno que genere valor de verdad en el largo plazo, dice que es necesario que 1) el trabajador sea autónomo, se le deje hacer, 2) que haya progreso y propósito, la visión a largo plazo de la compañía, y 3) el trabajador debe saber cuál es su propósito, por qué está haciendo lo que hace. Lamentablemente, faltan estos ingredientes en muchas instituciones supuestamente avanzadas de nuestro país.

Estoy de acuerdo con él: la libertad fomenta la creatividad.

Written by Diego Bartolome

14/09/2010 at 16:16

Gerard Chave en La Contra

La Contra de La Vanguardia hoy entrevista a Gerard Chave, un gran viticultor francés. Me quedo con la presentación, en especial, con el concepto de que la tecnología uniformiza para lo bueno y para lo malo, y a la larga, puede generar una perfección ilusoria. Porque como dice el Sr. Chave, hay veces que hay que dejar que nos guíe el error

Written by Diego Bartolome

06/09/2010 at 10:06

Carlos Losada, experto en liderazgo

Hoy, la casi siempre genial Contra de La Vanguardia, publica una entrevista de LLuís Amiguet a Carlos Losada, director general de ESADE en el periodo 2000-2010. Me quedo con algunas reflexiones que creo que merece la pena destacar.

En referencia a la situación de Catalunya y España, dice con pesar que carecemos en general de valores. Y sin valores no hay posibilidad de progreso real. Es importante, creo, inculcar en los más jóvenes el esfuerzo, la honestidad, el respeto por los demás, el trabajo bien hecho, la coherencia, la familia, etc, para poder hacer progresar a la sociedad, y no el ganar rápido, el especular pisando todo lo que se ponga por delante, haciendo trampas si es posible, como se ha venido haciendo demasiado en los pasados años. Sin estos valores, se incrementan los costes de transacción, porque nadie se fía de nadie y hay que poner barreras y filtros donde quizás no sería necesario.

Desde la perspectiva de las personas, en mi vida laboral he visto, lamentablemente, mucha gente sólo preocupada por el sueldo que cobran, y no por lo que el trabajo les aporta, lo que pueden aprender, el impacto social que tiene, las perspectivas de futuro a largo plazo, la ética de la emprea, etc. Y veo que el Sr. Losada lo tiene todavía más claro que yo. En lo que se refiere a directivos o cargos públicos, lo socialmente considerado éxito, frecuentemente se dan errores de atribución, es decir, uno piensa que lo que está pasando es consecuencia de su trabajo. Pero muchas veces, y más en los primeros tiempos, lo que sucede es consecuencia del trabajo anterior. ¿Cuántos son capaces de verlo?

Por otra parte, hay muchísima gente que no sabe digerir el éxito, les produce un empacho de consecuencias perennes. Incluso cuando es casual o heredado. Para no caer en esta trampa, entre otras muchas otras cosas creo que hay que escuchar a la gente que te conoce bien, siempre estar dispuesto a aprender, ser consciente tanto de los aciertos como de los fracasos, y perseguir un sueño. Sólo de esta forma, los eventuales cargos los veremos de una forma temporal y no nos aferraremos a ellos porque nuestra meta es otra.

Para los emprendedores, ya sabéis cuál es: cambiar el mundo (haciéndolo mejor). A fin de cuentas, ¿no sería el mejor éxito?

Written by Diego Bartolome

03/09/2010 at 15:19

A %d blogueros les gusta esto: