Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Posts Tagged ‘emprendeduría

La unicidad de un modelo

Hace ya varios días leí este artículo, en el que se dan varias claves de por qué no se puede crear un Silicon Valley en cualquier lugar, y de verdad es complicado aunque hay más opciones que hace algunos años por la globalización. Pese a varios intentos de muchos gobernantes ilusionados, no se puede crear algo que es tan único e irrepetible, forjado desde hace ya más de cincuenta años, sin una visión amplia y, por encima de todo, tiempo. Aquí dejo las claves del éxito de Silicon Valley que da el autor.

  1. Hay que dar un montón de dinero a gente brillante y dejarles hacer libremente. En los primeros años del Valle, fue el Gobierno el impulsor de las compañías más innovadoras, enmarcado dentro de la Guerra Fría, e impulsó centros universitarios ya excelentes como Berkeley o Stanford. A partir de allí, la cultura del Valle hizo que los emprendedores a su vez reinvirtieran en proyectos innovadores y generaran esa tolerancia por el error. Además, se abrió la puerta en los últimos 60 a los estudiantes extranjeros, que fundan ya más del 50% de compañías de la zona.
  2. Es necesario que una Universidad de élite esté presente en la zona. Es un centro que generará talento y servirá para que los estudiantes creen empresas, a ser posible, dentro de su área de influencia. Además, la excelencia se persigue, y el talento atrae talento, en un bucle infinito (hasta ahora incluso).
  3. La ubicación importa, pues las personas tienen unas preferencias en cuanto a meteorología, espacios abiertos, escuelas para los niños, etc, que hacen que unos sitios sean más adecuados que otros. Por tanto, parece que hay una cierta selección natural para que el Silicon Valley esté donde está y no en Boston. Por ejemplo, ciudades contaminadas o con un exceso de tiempo en llegar hasta el trabajo no son las candidatas más válidas.

En definitiva, no se puede pretender cambiar las cosas de un día para otro, lo que somos hoy es consecuencia de un histórico, y si intentamos atacar varios objetivos a la vez erraremos todos los tiros, se necesita tiempo para consolidar una estrategia. Quizás el Silicon Valley es consecuencia de un crecimiento natural gracias a factores (capital arriesgado, liderazgo emprendedor, buen tiempo, e inmigración de alto valor) en los que también a influido la suerte, pues evidentemente ha habido éxitos (muchos) y fracasos (bastantes más).

Por tanto, algunas de mis apuestas para cambiar el modelo son:

  1. Invertir en educación primaria, secundaria y universitaria que enfatice el modelo que buscamos: sociedad abierta, que potencie el esfuerzo, que busque soluciones nuevas, honesta, multicultural, etc. Esto implica repensar el papel del profesorado y su formación, no sólo la inicial sino la continua. Y creo que en esto queda mucho por hacer, pues el profesor tiene que ser el impulsor de la curiosidad vital y de avanzar en el camino que cada uno elija, en el que podemos ser brillantes.
  2. Abrir las puertas a inmigración con formación valiosa. Los inmigrantes deben dejar de ser los que hagan el trabajo que los del país no quieren, y sean potencialmente emprendedores, tal y como tenemos ahora aquí a los chinos o los pakistaníes. Para ello, ayudará que haya centros de calidad. Actualmente, estudiantes latinoamericanos que vienen a hacer el doctorado aquí una vez acaban, lamentablemente, no se quedan sino que vuelven a su país. Y los mejores estudiantes locales se van de Erasmus y ya no vuelven.
  3. Aprovechar las empresas tractoras para crear clústers. Pero sólo unos pocos, menos de diez, así los recursos se enfocarán y se generará valor. Seamos coherentes y consistentes a largo plazo, en los pocos años que voy fijándome en estas cosas, hemos pasado de automoción a aeronáutica, luego TIC, biotecnología, energías verdes, etc, como apuestas, cuando el principal motor de la economía era la construcción. De forma bastante incoherente, durante esos años se hizo poco para modernizar el status quo y generar valor añadido. Por ejemplo, el nuevo código técnico de la construcción llegó ya en la crisis.
  4. Intentar dejar que las ideas, los proyectos, las empresas fluyan libremente sin trabas burocráticas, mezclando formación, edades, culturas, origen social, etc. Quizás es complicado de llevar a cabo, pero para crear algo que vaya a cambiar el mundo debemos tener equipos geniales complementarios …

Creo que no vale la pena que intentemos replicar el Silicon Valley, ¡busquemos lo que queremos ser nosotros mismos! Y a partir de ahí, lo más importante tener paciencia, los resultados seguro que llegarán a largo plazo.

Written by Diego Bartolome

16/10/2010 at 00:03

Acertar fracasando

Hoy, Lluís Amiguet entrevista a Tom Byers en La Contra de La Vanguardia. Memorable. Me quedo con el resumen, que os reproduzco aquí.

Silicon Valley ha sabido rehabilitar el fracaso como parte del éxito. Quien no se equivoca nunca es porque tampoco arriesga nunca, pero tampoco progresa. Silicon Valley no hace más que imitar la evolución de las especies, que, como demostró Darwin, prueban suerte al mutar su genética al azar: si la mutación es un fracaso – las más de las veces-, la abandonan, y si es un éxito – las menos-, la incorporan a su herencia genética. Del mismo modo, el método científico, definido por Popper, es, en esencia, prueba-error-prueba-acierto. Pero nuestra cultura aún penaliza más el riesgo tentativo del emprendedor que la comodidad aborregada de quien nunca arriesga y por tanto nunca se equivoca.

Me parece suficientemente descriptivo, pero tanto en la vida como en la empresa, sólo avanzas, mejoras, tiras hacia adelante si arriesgas y te equivocas. Las lecciones que solemos extraer en la vida vienen más de los fracasos, de aquellas cosas que no acabaron de salir bien, de lo que no nos gusta, etc … El futuro y nuestra vida nos la tenemos que buscar, ¡luchemos por cumplir nuestros sueños! Tengas 18 o 77, siempre hay espacio para soñar y para crear, la vida no sabemos cuanto dura y hay que disfrutarla en todos sus sentidos.

También, se leen algunas recetas para construir nuestro propio Valle del Silicio en Barcelona, i) atracción de talento internacional, venga de donde venga, y con apertura, ii) meritocracia, tu ambición determina lo que puedes llegar a conseguir y ganar, con derecho a equivocarte, y iii) trabajo en equipo, cooperación mediante la generación de confianza, hay que hablar de la superación de los errores, y no sólo de los éxitos.

Para los fans de los business plans, me gusta también la última respuesta: Los planes de negocio no son una fórmula mágica, sino sólo un punto de partida: nunca llevan al éxito ni al fracaso. Son sólo un modo de empezar: hay que ir adaptándolos a las circunstancias.

Muy de acuerdo con lo que dice, algo que tenemos que cambiar desde pequeños es el derecho a equivocarte y fracasar, no pasa nada y es incluso muy positivo, siempre y cuando se haga un esfuerzo en extraer una lección de vida.

Fracasar y no reflexionar no sirve.

Written by Diego Bartolome

29/07/2010 at 23:40

Medidas para la mejora económica

En varias ocasiones me han invitado a grupos de trabajo junto con otros emprendedores y políticos para proponer medidas que fortalezcan a la ciudad o país frente a futuras crisis. Específicamente, nos preguntaban qué podían hacer los poderes públicos por los emprendedores. Aquí os dejo cinco ejemplos de propuestas para la reflexión, pues toda acción conlleva un coste de oportunidad (hablaremos de ello en otra ocasión).

  1. Fomento de la emprendeduría desde la escuela. Tener a varias escuelas de negocio (Instituto de Empresa, ESADE, IESE, o EADA) entre las mejores del mundo es un hito histórico. Pero también debemos inculcar los valores de la emprendeduría a los más pequeños: esfuerzo, tenacidad, lucha por un sueño, trabajo por objetivos, aprender del error, etc. Necesitamos directivos, pero también muchos emprendedores y empresarios que lideren las pymes españoles más ambiciosas. Aquí, el ejemplo de grandes emprendedores jóvenes como Dídac Lee o Xavier Verdaguer puede ayudar sobremanera.
  2. Atracción de talento internacional. En este aspecto, España tiene el claro ejemplo de Barcelona, que con sus programas está atrayendo emprendedores internacionales como la australiana Maria Sipka para la creación de nuevos negocios. Hay que facilitar visados, permisos de trabajo, estancias, vida en general a emprendedores y trabajadores cualificados. Ya era cierto esto antes del boom inmobiliario, pero ahora todavía es más importante atraer personas cualificadas que aporten valor. Esto aplica también a inversores, con lo que los impuestos o bonificaciones para ellos debería ser más bajo. El talento mueve talento.
  3. Facilitar el día a día a las empresas. En este aspecto hay varios puntos clave que se podrían regular, por ejemplo, recibir bonificaciones las empresas de alto valor añadido para nuevas contrataciones, exenciones de IVA y otros impuestos durante varios meses o reducir la burocracia para las ayudas. Eliminaría un gran porcentaje de ayudas que sólo benefician a grandes empresas, y fomentaría el aprendizaje mediante ayudas que contribuyan al método de prueba y error: crea un protitipo y véndelo, si no tiene éxito, refínalo con las aportaciones de los clientes y vuelve a probar. Si no funciona, para, es mejor fallar rápido, y si se va mejorando, persiste que llegarás a buen puerto.
  4. Enfoque y coordinación pública. España tiene un número altísimo de funcionarios o trabajadores públicos distribuidos entre las administraciones central, autonómica, provincial, local, y otros similares. Las políticas públicas en tiempos de bonanza han sido del tipo todos queremos todo, y han proliferado los equipamientos públicos redundantes, la competición entre ciudades o provincias, la duplicidad de tareas y otras ineficiencias gravosas a largo plazo. Enfoquemos, no podemos ser buenos en todo, y que cada territorio aporte su granito de arena hacia ese foco. Analicemos qué tenemos, la coyuntura, y a partir de ahí cómo nos vemos en 15 años, y trabajemos lentamente hacia ese objetivo. Los cambios rápidos siempre han sido más difíciles.
  5. Cooperación. En un país de pymes, es necesario que colaboren entre ellas para crecer y ser más grandes. Detallaré m visión sobre la cooperación en otro post, pero iniciativas como la Xarxa Onion, de la que soy cofundador, está haciendo gran trabajo a nivel local.

Iremos hablando más sobre estos temas en el futuro, pero era sólo un post para iniciar la serie. ¿Qué opináis?

Written by Diego Bartolome

09/07/2010 at 07:53

A %d blogueros les gusta esto: