Retazos conectados

Escritos de Diego Bartolomé para acompañar a la vida

Posts Tagged ‘tecnología

La unicidad de un modelo

Hace ya varios días leí este artículo, en el que se dan varias claves de por qué no se puede crear un Silicon Valley en cualquier lugar, y de verdad es complicado aunque hay más opciones que hace algunos años por la globalización. Pese a varios intentos de muchos gobernantes ilusionados, no se puede crear algo que es tan único e irrepetible, forjado desde hace ya más de cincuenta años, sin una visión amplia y, por encima de todo, tiempo. Aquí dejo las claves del éxito de Silicon Valley que da el autor.

  1. Hay que dar un montón de dinero a gente brillante y dejarles hacer libremente. En los primeros años del Valle, fue el Gobierno el impulsor de las compañías más innovadoras, enmarcado dentro de la Guerra Fría, e impulsó centros universitarios ya excelentes como Berkeley o Stanford. A partir de allí, la cultura del Valle hizo que los emprendedores a su vez reinvirtieran en proyectos innovadores y generaran esa tolerancia por el error. Además, se abrió la puerta en los últimos 60 a los estudiantes extranjeros, que fundan ya más del 50% de compañías de la zona.
  2. Es necesario que una Universidad de élite esté presente en la zona. Es un centro que generará talento y servirá para que los estudiantes creen empresas, a ser posible, dentro de su área de influencia. Además, la excelencia se persigue, y el talento atrae talento, en un bucle infinito (hasta ahora incluso).
  3. La ubicación importa, pues las personas tienen unas preferencias en cuanto a meteorología, espacios abiertos, escuelas para los niños, etc, que hacen que unos sitios sean más adecuados que otros. Por tanto, parece que hay una cierta selección natural para que el Silicon Valley esté donde está y no en Boston. Por ejemplo, ciudades contaminadas o con un exceso de tiempo en llegar hasta el trabajo no son las candidatas más válidas.

En definitiva, no se puede pretender cambiar las cosas de un día para otro, lo que somos hoy es consecuencia de un histórico, y si intentamos atacar varios objetivos a la vez erraremos todos los tiros, se necesita tiempo para consolidar una estrategia. Quizás el Silicon Valley es consecuencia de un crecimiento natural gracias a factores (capital arriesgado, liderazgo emprendedor, buen tiempo, e inmigración de alto valor) en los que también a influido la suerte, pues evidentemente ha habido éxitos (muchos) y fracasos (bastantes más).

Por tanto, algunas de mis apuestas para cambiar el modelo son:

  1. Invertir en educación primaria, secundaria y universitaria que enfatice el modelo que buscamos: sociedad abierta, que potencie el esfuerzo, que busque soluciones nuevas, honesta, multicultural, etc. Esto implica repensar el papel del profesorado y su formación, no sólo la inicial sino la continua. Y creo que en esto queda mucho por hacer, pues el profesor tiene que ser el impulsor de la curiosidad vital y de avanzar en el camino que cada uno elija, en el que podemos ser brillantes.
  2. Abrir las puertas a inmigración con formación valiosa. Los inmigrantes deben dejar de ser los que hagan el trabajo que los del país no quieren, y sean potencialmente emprendedores, tal y como tenemos ahora aquí a los chinos o los pakistaníes. Para ello, ayudará que haya centros de calidad. Actualmente, estudiantes latinoamericanos que vienen a hacer el doctorado aquí una vez acaban, lamentablemente, no se quedan sino que vuelven a su país. Y los mejores estudiantes locales se van de Erasmus y ya no vuelven.
  3. Aprovechar las empresas tractoras para crear clústers. Pero sólo unos pocos, menos de diez, así los recursos se enfocarán y se generará valor. Seamos coherentes y consistentes a largo plazo, en los pocos años que voy fijándome en estas cosas, hemos pasado de automoción a aeronáutica, luego TIC, biotecnología, energías verdes, etc, como apuestas, cuando el principal motor de la economía era la construcción. De forma bastante incoherente, durante esos años se hizo poco para modernizar el status quo y generar valor añadido. Por ejemplo, el nuevo código técnico de la construcción llegó ya en la crisis.
  4. Intentar dejar que las ideas, los proyectos, las empresas fluyan libremente sin trabas burocráticas, mezclando formación, edades, culturas, origen social, etc. Quizás es complicado de llevar a cabo, pero para crear algo que vaya a cambiar el mundo debemos tener equipos geniales complementarios …

Creo que no vale la pena que intentemos replicar el Silicon Valley, ¡busquemos lo que queremos ser nosotros mismos! Y a partir de ahí, lo más importante tener paciencia, los resultados seguro que llegarán a largo plazo.

Written by Diego Bartolome

16/10/2010 at 00:03

Producto mínimo o máximo

A la hora de llevar la innovación al mercado, muchas empresas tecnológicas (start-ups) pecan de intentar tener un producto completo para después lanzarlo al mercado. Para ello, recurren a las subvenciones disponibles en las administraciones y típicamente tardan entre uno y dos años (sino más) en desarrollarlo por las experiencias que he vivido de cerca. ¡Pero esto no funciona! Muchas de esas empresas, otrora supuestos líderes, se han convertido en seguidores o bien han cerrado …

¿Por qué? La respuesta es clara, ¡porque no han escuchado al mercado!

No hablemos de productos disruptivos que no existían antes, sino de innovación, es decir, hacer las cosas diferentes, nuevos usos para productos, productos desarrollados en nuevos mercados, soluciones especificas para solución de problemas, etc. Cualquier innovación con componente de I+D tiene que estar ligada al mercado. La I+D tecnológica (telecomunicaciones e informática, por ejemplo) es market-driven, las necesidades no cubiertas son las que mandan en los productos, muchos más que pensar qué podemos hacer en 5 años …

Desde mi punto de vista, hay que desarrollar el producto mínimo viable, es decir, el producto que aún sin acabar, permite a los clientes solucionar un problema real y ganan respecto a lo que antes tenían. Además de aprender escuchando al cliente, permite validar la idea en el mercado. Si hay clientes dispuestos a pagar, es que estás haciendo las cosas bien, a partir de ahí, dales un tiempo prudencial de margen para incorporar lo que necesitan, y ya estarás vendiendo. Hay que tener cuidado con los productos gratuitos a clientes, no son herramientas que hay que usar a menudo, aunque sí se pueden ofrecer descuentos significativos, y siempre serán clientes preferenciales por su condición de early-adopters.

En este aspecto, las personas de desarrollo de negocio deben interactuar de forma fluida con desarrollo técnico, ya que los primeros tienen el foco en la venta rápida, mientras que los segundos intentan muchas veces ir más allá de lo necesario. Es regla conocida que el 80% del producto está acabado en el 20% del tiempo, el resto son refinamientos, mejoras, corrección de bugs, etc, y eso es mejor comprobarlo en una aplicación real que con infinitos tests internos. Por eso, la dirección general debe compensar adecuadamente el valor de la persecución de un objetivo común: la satisfacción del cliente.

Habrá pequeñas victorias, un nuevo cliente implica nuevas funcionalidades y mejoras, más trabajo de desarrollo y por tanto más tiempo, y grandes derrotas, todo aquello que creíamos que era esencial pero que nadie está dispuesto a pagar, pero el camino habrá merecido la pena porque nuestra start-up habrá dado un salto cualitativo en el camino.

Written by Diego Bartolome

12/07/2010 at 18:13

Sincrotrón Alba

Gracias a Eduard Batlle, tuve la oportunidad de visitar ayer el Sincrotrón Alba, entre la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Parc Tecnològic del Vallès (PTV), una de las mayores infraestructuras científicas del sur de Europa, realizada al 50% entre el Gobierno Español y la Generalitat de Catalunya. Quedé impresionado.

Si entendí bien las explicaciones del Dr. Pascual y de Alejandro Sánchez, el sincrotrón es un acelerador de particulas que, gracias a arrays de imanes (dispositivos de inserción) genera luz sincrotrón, esto es, luz blanca en diversas longitudes de onda para poder ver a escala infinitesimal. Actualmente, existen 7 líneas diferenciadas, pero se podría llegar a una treintena.

Con una inversión de 200 millones de Euros hasta la fecha, y unos costes anuales de alrededor de 16 millones (160 personas de plantila), es una infraestructura necesaria para mejorar el nivel científico y tecnológico de Barcelona y su zona de influencia (Vallés), evidentemente del país también. Estará operativo a principios de 2011 a disposición tanto de la ciencia como de la industria.

Habiendo trabajado en I+D y transferencia de tecnología durante varios años, me preocupa el porcentaje de investigación aplicada. Una inversión de estas características es tractora y debe ser proactiva en la búsqueda (desarrollo de negocio) de socios industriales que incluso pueden construirse una línea para ellos mismos, significa 5 millones de Euros de inversión. Pero parece ser que normalmente la aplicabilidad industrial llega como máximo al 5% del tiempo total disponible.

En cualquier caso, felicidades por los diez años de trabajo y sus frutos, ahora a trabajar todavía más duro para generar proyectos e investigaciones que ayuden a las empresas e investigadores tanto de aquí como de cualquier lugar del mundo. Valdrá la pena seguro, es una infraestructura pionera a escala Europea.

Os dejo la foto de grupo de un lugar al que en breve no se podrá entrar porque empiezan las pruebas de funcionamiento. Espero volver cuando esté operativo al 100%, en uno de esos 3 turnos de 8 horas.

Sincrotron Alba

Written by Diego Bartolome

02/07/2010 at 09:26

A %d blogueros les gusta esto: